In Ferias y Tradiciones, Frutos de la Tierra, Portada

La quesería de Albal vence con un queso de coagulación láctica

La IV edición del Concurso Oficial de Quesos Artesanos de la Comunitat Valenciana deliberó, en el marco de la Feria del Queso Artesano de Montanejos, cuáles son los mejores quesos del año. Estos son los vencedores por modalidades de elaboración:

Leche fermentada y cuajada: El pastor de Morella

Queso fresco: Fresco de cabra Granja Rinya

Coagulación láctica o mixta: Homenaje ceniza de oveja Granja Rinya

Pasta prensada de cabra: El pastor de Morella tronchón de cabra

Pasta prensada oveja: Extramuros de Quesería Artesana Los Corrales

Pasta prensada vaca: Quesería Quesería san Antonio (Queronsa)

Quesos azules: Queseria Artesanal Torres de Albarracin S.L

De entre todos ellos se eligió el más perfecto en su elaboración, resultando ser el Homenaje ceniza de cabra Granja Rinya el mejor queso de la Comunitat valenciana 2019.

Queso Homenaje de Granja Rinya.

Granja Rinya, una historia de superación

Hace tres años tuve la ocasión de poder degustar uno de los primeros Homenaje de Granja Rinya, era quasi un queso experimental a base de leche de oveja. Dio tiempo de incluirlo en la magna obra gastronómica ‘Quesos valencianos’ (Ed. Upwords). De ese trabajo extraigo estas líneas que cuentan su trayectoria:

Obra gastronómica ‘Quesos Valencianos’.

‘El reparto de la leche en otros tiempos se realizaba paseando al animal por las calles de la población y anunciando a viva voz quién necesitaba que le ordeñaran una medida de leche. Cabras y ovejas en los orígenes a las que más tarde se unirían las vacas, como sucedía en la población valenciana de Albal. Los orígenes de la quesería Granja Rinya, nacen de la pequeña vaquería con la que surtían de leche a los vecinos. Los padres de Enrique y Carmelo Rodríguez eran los propietarios y de esta práctica pasaron también a servir leche para la industria láctea. En 1991, ante una crisis en el precio de la leche, el hermano pequeño decide fabricar queso fresco como una forma de defender el negocio familiar. Y ahí empieza su historia con el queso. En primer lugar comenzaron con la elaboración de los tradicionales quesos de cassoleta, con moldes de madera comprados en el Mercado Central de Valencia. Carmen, la madre, vendía los quesos en la lechería con gran éxito y a esto añadió el aprovechamiento del requesón sobrante con la elaboración de tartas de queso. La demanda se incrementó, decidiendo trasladar las instalaciones al polígono industrial de Albal en 1997. A partir de ese año se amplía la gama de postres, incorporando los flanes y posteriormente las natillas. Tras unos años, dada la creciente demanda de estos productos decidieron montar una nueva planta de producción de postres en Catadau con todas las innovaciones tecnológicas, la cual se inauguró en 2010. En todo este trasiego, Granja Rinya continúa comprometida con las elaboraciones tradicionales y el valor añadido de lo propio, como sucedió con su compromiso por la recuperación de la oveja guirra, la autóctona valenciana. El proyecto de la guirra, iniciado en 1997 junto a la Universidad Politécnica de Valencia, comprometió sus esfuerzos creando incluso una explotación ganadera dedicada a ella. Con el tiempo, su carne no era fácilmente distinguible en los canales de distribución y lo más importante, una lactación de guirra da 90 litros de leche contra los 300 litros de otras razas de ovejas lecheras. La guirra sigue hoy su difícil camino de recuperación.’

Granja Rinya transforma diariamente más de 40.000 litros de leche de diversos tipos teniendo presencia comercial en la mayoría del territorio nacional y exportando a Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia y Portugal.

UBICACIÓN:
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search