In Restaurantes

Chema Ferrer

La Cooperativa de Viver, bien conocida por la calidad de sus aceites de oliva de la variedad Serrana de Espadán (Lágrima), viene comprometida en el último lustro con la labor de recuperación de su viticultura, perdida hace más de un siglo por la temible plaga de la filoxera. En ese tiempo viene embotellando algunos vinos de distintas variedades con resultados muy interesantes. Entre otros: el blanco Nube ,a base de chardonnay, el rosado pálido Moonastrell, de monastrell o el tinto Viento, con paso por barrica y monovarietal de syrah Con Fernando Marco a la cabeza, su director, organizó un almuerzo valenciano campestre a comienzos de semana. El lugar escogido fueron algunas parcelas de viñedo ubicadas en un recoleto valle junto al pantano del Regajo, muy cerca de Navajas. Participó un nutrido grupo de hosteleros de la comarca del Camp de Morvedre, con el restaurador Françoise Rodríguez a la cabeza, y desde Valencia acudió el chef Alejandro del Toro, cuyas raíces familiares lo vinculan al Alto Palancia. La enóloga Patricia Pellicer dirigió la cata acompasándola con las viandas que el cocinero Kike Peris había preparado para la ocasión desde sus cocinas de Randurías (Jérica). La labor de los de Viver promete, así que volveremos para que nos desvelen su nuevo proyecto de recuperación de las variedades vinícolas autóctonas del interior de Castellón.

 

Recent Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search