Vinos monásticos en Enocata

 

Vinos y Licores

Vinos monásticos en Enocata


Chema Ferrer
Aunque el vino ya se producía en España desde el tiempo de los fenicios, fueron los romanos en sus villas y luego los monjes en sus monasterios y abadías desde los tiempos de Carolo (léase Carlomagno) los que dieron soporte a la viticultura. Los grandes hitos vínicos durante centurias se desarrollaron tras los muros de los cenobios, y sería prolijo ennumerarlos pero algún ejemplo si cabe, como el perfeccionamiento de los vinos espumosos con la creación del método champanoise en la abadía de Hautvilliers o el origen de los vinos de de calidad de Rioja en los viñedos y cavas del Monasterio de San Millán. ¿Qué queda de estas tierras y de esta tradición monástica de vinificación? Pues en nuestro país, mucho. Viñedos a menudo plantados alrededor de las ruinas de una iglesia o una abadía que todavía está en uso hoy en día, estas siguen produciendo vino gracias al entusiasmo de los viticultores y la fe de los monjes que los mantienen. Una buena radiografía de algunos de estos vinos y sus bodegas se llevará adelante en la sala de Enocata el próximo 16 de febrero. Un impulso para la divulgación del mundo del vino llevado adelante por el insigne enólifo valenciano Miguel Ángel Martín. Los vinos que estarán presentes en una única sesión  serán: Guilfa Blanco 2014 de Bodegas Monasterio de Corias, Monasterio de Corias Crianza Finca Los Frailes, Prado de Irache Reserva 2007, Abadía de Retuerta Selección Especial 2012 de Bodega Abadía Retuerta, Salmos 2013 de Bodegas Torres & Earth y San Leandro, vino de consagrar de la bodega Baronía de Turís. Hay más información en www.enocata.com 

TAGS RELACIONADOS