Paseo del Mérito en las Bodegas Pago de Tharsys

 

Vinos y Licores

Paseo del Mérito en las Bodegas Pago de Tharsys

La bodega valenciana Pago de Tharsys inauguró el Paseo del Mérito siendo su primer homenajeado el profesor D. Santiago Grisolía.

El pasado cinco de noviembre se inauguró el Paseo del Mérito en Requena, una iniciativa filantrópica de las Bodegas Pago de Tharsys con la que anualmente reconocerá la labor de personas que hayan contribuido con su trabajo al bienestar de la humanidad. En palabras del director de la bodega, el reputado enólogo Vicente García: “Se rendirá homenaje a aquellas personas que dedican su esfuerzo a mejorar la vida de los demás”. Un emotivo reconocimiento que surge por la admiración a quienes ofrecen su trabajan en beneficio de los demás y que deberían convertirse en modelos a seguir.
Siendo este año la primera vez que se concede esta distinción, se ha decidido, de forma unánime, otorgárselo al Profesor D. Santiago Grisolía por su notoria y destacada labor a favor de la investigación y divulgación científica, obteniendo brillantes y numerosos resultados en dicho campo.
El profesor Grisolía descubrió la primera placa del “Paseo del Mérito”, un espacio entre viñas y olivos que la bodega ha habilitado en sus instalaciones de Requena. Sobre una rotunda laude pétrea de unos dos metros que preside el paseo puede leerse el lema “Dedicado a todos los grandes hombres que han dedicado su esfuerzo a mejorar la vida de los demás”.
Al acto asistieron numerosos amigos y clientes de la bodega, personalidades del mundo docente y académico, periodistas, así como diversas autoridades de la Consellería de Turismo y la Diputación de Valencia.
Un reconocimiento al esfuerzo en la investigación
El profesor D. Santiago Grisolía (Valencia, 1923) se doctoró en Medicina en la Universidad de Valencia y amplió sus estudios en la Universidad de Nueva York bajo la supervisión de Severo Ochoa, premio Nobel de Medicina en 1959. Es uno de los científicos valencianos de mayor relevancia internacional, sobre todo por sus contribuciones en el campo de la regulación enzimática y por la difusión del Proyecto del Genoma Humano, habiendo publicado más de 400 trabajos científicos en diversos países.
Fue Profesor de bioquímica y biología de diversas Universidades de Estados Unidos y en la actualidad es Profesor Distinguido Emérito “Sam E. Roberts” de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Kansas. Ha recibido numerosos reconocimientos, entre los que destaca el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1990 y la Medalla de Oro al Mérito de Investigación y Educación Universitaria del Ministerio de Ciencia en 2011.