Pago de Tharsys persevera con los vinos ecológicos

 

Vinos y Licores

Pago de Tharsys persevera con los vinos ecológicos

Nuevo crianza de merlot, Carlota Suria Organic

Abril\2018. Chema Ferrer
Desde el nacimiento de la bodega en el año 2002, Pago de Tharsys mostró su vocación por la producción agrícola bajo los parámetros y métodos ecológicos. De hecho, todo su viñedo está cultivado siguiendo estas directrices. Fue en 2013 cuando se etiquetó el blanco de albariño Vendimia Nocturna con el sello ecológico, el primero, sumándose a este años más tarde los cavas Carlota Suria Brut Nature, Brut y el Millésime Blanco 2015. Ahora llega su referencia de merlot renovada por esta circunstancia, el Carlota Suria Organic Merlot, un tinto monovarietal con crianza de la añada de 2014. Estos vinos han estado presentes en las últimas ferias internacionales, como la importante Prowein de Düsseldorf, en Vinisud, la feria de los vinos mediterráneos en Montpellier, y durante el importante encuentro de aficionados y consumidores de vino Verema celebrado en Valencia. La aceptación ha sido abrumadora, confirmándose la alta demanda en los mercados exteriores de los vinos amparados por el sello de agricultura ecológica. La previsión es que en un plazo de menos de cinco años la totalidad de la producción obtenga el certificado de ecológico. Siguiendo este compromiso, la marca Parques Naturales de la Comunitat Valenciana concedía el año pasado a la bodega el certificado de producto natural a sus vinos, cavas y destilados. 
 
Los vinos de pago
Otro de los proyectos cumplidos por Pago de Tharsys ha sido la obtención de la denominación pago para algunas de sus parcelas, la más alta calificación en la producción vinícola. A saber, un pago es un paraje rural con características edáficas y de microclima propias que lo diferencian y distinguen de su entorno y donde se producen vinos con rasgos y cualidades singulares. Todas las labores han de realizarse en él, hasta el embotellado. Así, en breve y con este etiquetado, se lanzará el vino tinto Pago de Tharsys Argila 2014, otro monovarietal de merlot y con doce meses de crianza en barrica francesa. El nombre de Argila, proviene del vocablo valenciano que se traduce como arcilla, precisamente las características de suelo de su parcela de procedencia. Este vino tendrá una producción limitada a 3.924 botellas. Volveremos sobre él.
  

TAGS RELACIONADOS