Pago de Tharsys, líder enoturístico en Utiel-Requena

 

Vinos y Licores

Pago de Tharsys, líder enoturístico en Utiel-Requena

La bodega, ejemplo de dinamismo y capacidad de adaptación

Chema Ferrer
Hay un buen número de bodegas valencianas que durante los años más profundos de la crisis han supuesto un claro ejemplo de capacidad de superación y toma de decisiones estratégicas. El agro y el sector agroalimentario valenciano en general fueron adalides de cómo había que sortear los problemas que se planteaban en el nuevo orden económico mundial. Pago de Tharsys ha sido una de ellas, más allá de su trayectoria brillante en la producción de cavas, desarrolló nuevas líneas de vinos tranquilos dirigidas a consumidores de vino más noveles y con la misión de recuperar los paupérrimos niveles de consumo de vino per cápita en España. La gama Tharsys City cumplió su cometido en este sentido, ya que los enólogos de la bodega Fran García y Ana Furriol, desarrollaron un vino blanco y dos tintos con una graduación contenida, cosa que hace ya tiempo que vienen demandando mercados y consumidores. Estos están embotellados bajo una etiqueta que aúna arte y valencianidad, ya que las etiquetas son obra de Joan Cánovas, más conocido como ‘el dibujante de los escalones de la Lonja de Valencia’. Este señor lleva catorce años interpretando con su estilo los rincones más bellos de la ciudad y eso es lo que ha plasmado en las etiquetas de los vinos.
En enoturismo la bodega mantiene el liderazgo como referente del sector en la región y supera los 13.000 visitantes al año. Destaca  la amplia oferta de visitas y experiencias que ofrece, algunas incluso galardonadas por la Asociación Española de Ciudades del Vino. Asimismo, el  hotel rural Pago de Tharsys ha mejorado su puntuación como alojamiento turístico con encanto y ha aumentado notablemente su registro  de pernoctaciones.
 
La baza de la exportación
Nadie duda hoy en día de la importancia de las exportaciones para cualquier empresa. En esto Pago de Tharsys ha sabido buscar el equilibrio, presentando un 50% de sus ventas en los mercados exteriores y, obviamente, la otra mitad para atender el mercado interior. Haciendo balance de los últimos cinco años, el incremento de facturación de la firma valenciana ha sido superior a un 10% de media anual lo que se traduce en un aumento de 979.000 euros en el periodo 2012-2016 y una cifra actual de facturación próxima a los 3 millones de euros. Destaca el incremento del volumen de ventas en exportación, con la apertura a nuevos mercados como Estonia y Corea del Sur, alcanzando así a más de veinticinco países. Por otro lado, también se ha mejorado notablemente la imagen de marca en grandes superficies y distribución. Parte de este éxito se debe a su decidida apuesta por la línea ecológica, a la incorporación de los vinos  Tharsys City, así como al reconocimiento a la calidad de sus  vinos y cavas en certámenes internacionales tan prestigiosos como Decanter y el Concurso  Mundial de Bruselas. Mención especial también merece la puesta en marcha y dinamización de su tienda online, que ha conseguido duplicar las ventas por Internet en tan sólo año y medio de vigencia. 

TAGS RELACIONADOS