Los vinos de Utiel-Requena en Placer Bobal

 

Vinos y Licores

Los vinos de Utiel-Requena en Placer Bobal

Más de una veintena de bodegas se dieron cita en el Hotel Las Arenas de Valencia

Chema Ferrer
El IV Placer Bobal, organizado por la DO Vinos Utiel-requena, se celebró el pasado lunes 19 de junio en el hotel Las Arenas de Valencia. Allí se dieron cita hosteleros, profesionales de la distribución alimentaria, público interesado y lo más importante, 23 bodegas de esta denominación con sus vinos. Fundamentalmente, los que bajo su corcho guardan ese tesoro varietal que es la uva bobal. El salón acogió la presentación de más de cien referencias de vino y buena parte de ellos vinos rosados y tintos elaborados con la autóctona bobal.  También hubo tintos y blancos tranquilos de otras variedades de uva cultivadas en el ámbito de la denominación, como son las blancas tardana, macabeo, merseguera, chardonnay, sauvignon blanc, parellada, verdejo y moscatel de grano menudo; y las tintas garnacha tinta, garnacha tintorera, cabernet sauvignon, merlot, syrah, pinot noir, petit verdot y cabernet franc. Las bodegas destacaron sobre sus expositores sus ‘bobales singulares’, vinos considerados genuinamente de alta expresión a base de la variedad estrella. Estas fueron las bodegas presentes: Vera de Estenas, Sebirán, Pasiego, Hispano+Suizas, Valsangiacomo, Murviedro, Sierra Norte, Dominio de la Vega, Bodegas Utielanas, Latorre Agrovinícola, Coviñas, Pago de Tharsys, Finca  La  Picaraza,  Torre  Oria,  Emilio  Clemente, Nodus, Cerrogallina, Covilor, Pigar, Vibe, Vicente Gandía, Enotec/Marqués de Atrio y Aranleón. La Ruta del Vino de la DO Utiel-Requena proporcionó información a los asistentes sobre la práctica del enoturismo en esta denominación de origen.
 
El futuro pasa por el ensamblaje
Es cierto que en todas las cosas hay que empezar por el principio, y en esto de apreciar los vinos es bueno que haya existido una época en la que se han puesto en valor por parte de las bodegas las características propias de cada una de las variedades de uva que llegaban a su lagar. Cuidando su origen, su vinificado y luego del embotellado con el objetivo de hacer ver sus bondades. Nunca tendremos que prescindir de este trabajo, obviamente, pero creo que ya ha llegado el tiempo de madurez y toca ponerse a trabajar por la creación original de vinos con bobal donde participen más de una variedad (cosa que siempre se hizo). Hoy por hoy, la moda del monovarietalismo es abrumadora en los países donde los vinos españoles exportan, ya que los consumidores no demandan vinos por marca ni por denominación, sino por la uva con la que está elaborado, aunque, afortunadamente, en países como España aún prima el origen. Esta circunstancia da pie a que la labor del agricultor, el bodeguero y ante todo el enólogo pueda ser mucho más original. La creatividad en la confección de un vino es lo que realmente lo hará singular y de lo que hablo es del ensamblaje: que se traduce como que la mezcla sea mejor que cada uno de los vinos de forma individual. Algunos ensamblajes en los que participa la bobal vistos y catados durante el Placer Bobal de esta semana: rosado Fuenteseca de Sierra Norte a base de bobal y cabernet, rosado Mírame de Dominio de la Vega a base de bobal y pinot noir, tinto Aranleón Solo de bobal y tempranillo, tinto Tharsys City Centre a base de tempranillo, merlot y bobal, tinto El Corral de Dominio de la Vega con de bobal, garnacha y shirah o el Wild Thing de Sebirán con pinot noir y bobal. Y es que mezclar vinos es un arte.
  

TAGS RELACIONADOS