Los Cerro Bercial se renuevan

 

Vinos y Licores

Los Cerro Bercial se renuevan

Sierra Norte presentó la nueva imagen de sus vinos más prestigiosos

Chema Ferrer
El pasado lunes se presentó la nueva imagen de los vinos Cerro Bercial, la crema de los vinos de Bodega Sierra Norte. Sucedió en el restaurante Tavella de Valencia y corrió a cargo del director y enólogo de la bodega Manuel Olmo  acompañado por Javier Garijo, que realizó una cata comentada de las últimas añadas embotelladas, ambas ya luciendo su nueva imagen. Las referencias de Cerro Bercial han quedado reducidas a dos, sus más señaladas y de éxito: el Cerro Bercial Blanco Selección y Cerro Bercial Ladera Los Cantos, blanco y tinto respectivamente. Fundamentalmente, se ha modificado su aspecto exterior, botella y etiquetado, ahora muy acordes con lo que se haya en su interior.
 
La fuerza del símbolo
Confiesan que les ha llevado un tiempo... Ahora sobre el blanco aparece el pino cuatricentenario que enseñorea sus viñas de Camporrobles, mientras que en el tinto los estratos que conforman su terruño tan característico. El primero es el valor del lento transcurrir del tiempo, el que pone las cosas en su sitio; el segundo el carácter propio, la personalidad propia del tinto. Pues sí, el símbolo actúa en el nuevo etiquetado, trasmitiendo sus valores. Llegó luego el momento de conocer lo que había dentro de la botella. El Blanco Selección es un blanco fruto del ensamblaje entre la chardonnay y sauvignon blanc fundamentalmente, a la que se le añade un toque de la variedad hispana macabeo. Pasa tres meses en barrica francesa y permanece sobre sus lías, aunque apunta Manuel Olmo que lo que hace especial a este vino blanco son los nueve meses de reducción en depósito que posee. El resultado, un vino blanco cristalino y excepcionalmente brillante, de un tenue amarillo pajizo que exhala aromas a frutas blancas maduras, hierba recién cortada y cítricos. Tiene buena acidez, lo que augura una evolución y progresión positiva. Parece que la altura del viñedo, unos 900 metros de altura, favorece estas características.
Luego le llegó el turno al tinto de Bercial, que toma el nombre del lugar donde crecen sus viñas, de bobal y cabernet sauvignon, y estas últimas de las primeras que se plantaron en la región de Utiel-Requena, cepas viejas. Fermentación maloláctica, 18 meses de barrica francesa… El resultado es un vino de color picota, con ribetes violáceos, de aromas a fruta roja, pero también a especias y algo de madera. En boca destaca la potencia y cualidad de ambas varietales, así como proceder de un viñedo cuidado. Taninos amables, bálsamos, sedoso al paladar, redondo en suma. Un privilegio.
Pablo Chirivella, chef de Tavella, remató el acto acompañando los vinos con algunos bocados exquisitos. Hay que ir a probar sus carnes maduradas y su rodaballo. No olviden acompañarlos con Cerro Bercial.
  

TAGS RELACIONADOS