El chablis de Bodegas Nodus

 

Vinos y Licores

El chablis de Bodegas Nodus

Puesta de largo del Nodus Chardonnay Edición Limitada en las Arenas

Chema Ferrer
Esta misma semana las Bodegas Nodus se aliaron con las carnes de Vacum para ofrecer un evento sin parangón a los hosteleros valencianos. El acto tuvo lugar en el hotel Las Arenas y hasta allí el productor de carnes selectas de vacuno Vacum llevó una cuidada selección de sus mejores cortes de sus carnes de rubia gallega y casina para que maridaran con los vinos de la bodega. En concreto se preparó un recorrido que se iniciaba con Nodus Chardonnay Edición Limitada acompañado de un picadillo de tuétanos y rubia gallega. Le siguió uno de sus cavas que, emparejado con una impecable cecina, confirma el maridaje perfecto de los espumosos muy secos de método tradicional con jamones y chacinas, lo que los extremeños bautizaron como ‘cavón’. Estuvieron presentes su merlot monovarietal, el exclusivo Nodus Reserva Familia y el tinto Summum, del cual quedé vivamente impresionado. Este último posee un coupage acertadísimo de tempranillo, cabernet sauvignon y merlot, es untuoso y muy persistente, y fue el matrimonio ideal para las carnes de larga maduración que se sirvieron, ¡las hubo hasta de 180 días!
 
Un chablis valenciano
Tengo debilidad por este vino blanco borgoñón y encontrar un primo hermano en esta latitud es digno de poner en valor. Las condiciones de clima y suelo de la Borgoña donde se cría el chablis y las del terruño de Utiel-Requena siempre me parecieron comparables por su carácter calcáreo. A los gabachos les faltan muchas horas de sol mientras que a los valencianos casi que les sobra, solo por eso ya estarían a medio camino de catalogarse como grand cru, o al menos premier cru. Los franceses no se ponen de acuerdo sobre el modo de envejecer los vinos de Chablis. Hay viticultores que mantienen la costumbre tradicional de envejecer el vino en barricas de roble, cosa que defiendo, mientras que otros sólo utilizan acero inoxidable. En puridad, me quedo los que utilizan roble viejo, ya que oxigena y enriquece el vino sin transmitirle sabores, el roble nuevo siempre la va a proporcionar un toque tostado de vainilla y puede apagar la deliciosa cualidad mineral que caracteriza el chablis. Por otra parte, el acero mantiene siempre la pureza de la fruta. Hay algunos ‘châteaus’ que usan una combinación de métodos. Pues bien, Nodus ha tomado la vía de en medio para obtener su personal receta. Escogió una barrica de 600 litros (en la que obviamente la influencia del roble quedó en un segundo plano) y trasegó tras tres meses y medio de envejecimiento en barrica bordelesa su vino de chardonnay. En esa gran bota ha pasado otros nueve meses y en su servicio más los que lleve ya en botella, donde sigue evolucionando y lugar también donde se dirime el carácter final de un vino blanco de guarda. Si el resultado ahora en marzo ha sido espectacular, ¿qué sucederá dentro de unos meses? Porque sí, este vino blanco va a tener su trayectoria en botella y obviamente va a ser sorprendente. En la cata resulta de un amarillo pálido con irisaciones doradas, límpido y brillante. Nariz sabrosa, con carácter, frutas tropicales maduras y revelando mineralidad. En boca es redondo y potente. Final ligeramente mineral y untuoso. Solo se han embotellado 1.600 unidades, todas numeradas. Gracias Nodus. 

TAGS RELACIONADOS
chardonnay  nodus  vacum