Cata vertical del bobal de Vera de Estenas

 

Vinos y Licores

Cata vertical del bobal de Vera de Estenas

La bodega Honda de Requena será su escenario

Chema Ferrer
Los vinos valencianos están de enhorabuena, ya que el último día de este mes de marzo se va a llevar adelante una cata vertical de vinos monovarietales de bobal pertenecientes a Vera de Estenas. Pionera con el Bobal de guarda, esta es la única bodega de la Denominación Utiel-Requena que puede ofrecer una cata vertical de vinos de bobal de diez añadas personificados en su Casa don Ángel Estenas Bobal. El evento tendrá lugar en la bodega Honda, un enclave emblemático de Requena donde se resume una buena época de la historia de la viticultura de esta región, ya que se trata de un conjunto histórico de cuatro cuevas del siglo XII en pleno barrio de la Villa donde se conservan tinajas, es la que posee más tinajas en su interior. Antes de disfrutar de la cata, tendrá lugar la proyección del documental ‘La Bobal Revisited’ donde Félix Martínez explica el gran potencial de la uva bobal para elaborar grandes vinos. El documental es sin duda un enorme trabajo para dar a entender todavía mejor la transformación de la variedad Bobal, la segunda uva tinta más plantada en España. En el acto, se aprovechará para presentar su última añada salida al mercado, la de 2014, que obviamente será el colofón de la cata. Al habla con Félix Martínez, enólogo y alma mater de la bodega, nos cuenta que esta cosecha se caracterizó por unas maduraciones magníficas de las uvas y que, como suelen decir en Vera de Estenas,  el noventa por ciento de un buen vino viene de las uvas sanas y bien maduras. Nos recuerda también que la añada anterior, la de 2013, las uvas no cumplieron los parámetros óptimos de calidad y hubo salto de añada; castigada pues.
 
Félix Martínez y el bobal de guarda
Cuenta Félix que fue en 1993 cuando comenzó a dirigir la sociedad familiar que su padre había fundado y creado, y que lo primero que hizo fue trasladar su domicilio a la finca para imbuirse en la viticultura y en la enología. Se trataba de de una pequeña bodega familiar, donde además de producción y administración también tuvo que dirigir las ventas. Probablemente su voluntad exportadora, el salir fuera y darse cuenta de las cosas, fue el pedernal que encendió la chispa del ingenio, los mercados exteriores demandaban variedades distintas de las afrancesadas (o del manido tempranillo) y Félix puso los ojos en lo que tenía en casa, la bobal. La diferenciación de la oferta debía venir por las características que aportaran las uvas y fue así como comenzó con los ensayos con la bobal, variedad que nunca se había trabajado para vinos de guarda. Remarca que hasta entonces lo publicado sobre esta cepa afirmaba que era una variedad no apta para la crianza. Félix quiso probar, y utilizando uvas de bobal, con grano pequeño y procedentes de viñas viejas, pudo presentar la añada de 1998 en el año 2000. Y ahí comenzó todo, desde esa fecha solo se han embotellado las añadas que han proporcionado uvas excepcionales, saltando las que no cumplían con los parámetros de calidad exigidos. Para el que no quiera perderse esta cata histórica, deberá escribir a este correo: visitas@veradeestenas.es 

TAGS RELACIONADOS