Los valencianos producen la mejor cerveza casera nacional

 

Fermentando Malta

Los valencianos producen la mejor cerveza casera nacional

Mario Comín elabora la cerveza ganadora del concurso Jardín del Lúpulo

 Martin Mellado (fermentandomalta@gmail.com; www.facebook.com/fermentandomalta)
¡Cuántas cosas se hacen bien en Valencia! Y la cerveza es una de ellas. Hay productores de cerveza artesanas con reconocido prestigio por toda la comunidad, siendo muy apreciadas por toda la península e incluso están triunfando internacionalmente. Pero no sólo las marcas comerciales. Los elaboradores aficionados, los Cerveceros Caseros Valencianos (CCV), no paran de triunfar y ganar campeonatos allí dónde llevan sus excelentes bebidas, realizadas con las mejores ilusiones, en unos casos superando la falta de medios y en otros usando los más altos niveles tecnológicos.
El grupo CCV se suele reunir una vez al mes, para compartir experiencias, catar sus productos, aprender cómo evitar defectos en sus procesos o, sencillamente, para pasar un buen rato compartiendo sus elaboraciones. Los más expertos y precursores de este grupo suelen impartir seminarios para que todos, pero especialmente los más noveles, aprendan de sus conocimientos. Todo dentro de una gran camaradería facilitando la entrada de nuevos miembros y apoyando a aquellos que han tenido algún percance, como es el caso de Kamon, que tiene su sala de fermentación parada por uno de esos reveses que da la vida y pronto superará.
Además, en el grupo se potencia la participación en cualquier campeonato de aficionados a este líquido espumoso, como hizo Mario Comín, que presentó su elaboración denominada Wow Factor Golden Passion al  2º Concurso Nacional de Cerveza Casera organizado por El Jardín del Lúpulo en la Cervecería La Tape de Madrid. Esta versión personal de tipo Strong Golden Ale, ha sido elaborada con maltas Pilsner, Pale, Viena y Melanoidina, copos de avena y de trigo, azúcar Candy, Cilantro y Cáscara de naranja y lúpulos Styrian Bobek para amargor y Saaz para aroma y dry hopping. Se presenta con una etiqueta muy sugerente y sensual y alcanza los 7.2 grados de alcohol.
Con estas características, apuesto a que la cerveza será espectacular, aunque no puedo aseverarlo porque todavía no he tenido la oportunidad de probarla. De hecho, Mario Comín, con la Golden Passion, ganó el premio absoluto, la Botella de Oro, entre casi 100 cervezas concursantes llegadas de toda la península así como el premio a la mejor cerveza de estilos belgas. Como premio, producirá 1000 litros de esta receta en la microfactoría de Cerveza Domus (Toledo). Un sueño para todo homebrewer que se ha hecho realidad para Mario.
Pero no piensen ustedes que es una casualidad. Ya el año pasado Mario Comín fue segundo, llevándose la Botella de Plata y siendo así mismo la mejor entre las cervezas de tipo belga en este mismo concurso. Y los miembros de CCV han recibido varios premios nacionales, como Rafa Gaudiza que ganó la competición de la Asociación de Cerveceros Caseros Españoles el año pasado con una receta que, por cierto, se acaba de elaborar en la Microcervecería Tyris con nombre CCV2014 La Belga Pala Ale para su comercialización. Y en la edición de este año, que se celebra a final de este mes, participa una nutrida representación del grupo. Conociendo su calidad y dedicación, yo vaticino que no volverán de vacío y regresarán trayendo algún premio a Valencia.